Blog de LunaNimac

LA ULTIMA VOLUNTAD

Su destino ya estaba escrito, sería fusilado esa noche. Cuando el sacerdote se acercó para confesarlo y darle la extremaunción lo detuvo con un gesto y simplemente dijo: “las palabras salvarán mi alma”. Como última voluntad solicitó que no lo separaran del libro que tenía en sus manos, extraño pedido que le concedieron y que en el momento crucial mantuvo pegado a su pecho. Al anochecer el disparo impactó justo en el centro de las tapas, atravezó las hojas impregnándose de tinta y concluyó su breve y literaria travesía en el corazón del escritor El cuerpo exague cayó. Nadie advirtió que la mayoría de los vocablos del libro aún continuaban latiendo y que los textos que aquél poeta habia escrito continuaban vivos, salvando su alma como lo había anunciado.

 (18/11/2017)


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: