Blog de LunaNimac

ENTRE LA NADA Y EL TODO

Le pregunté qué pasaba, contestó: -NADA.

Le pregunté qué pensaba, contestó: -NADA.

Le pregunté qué quería, contesto: -NADA.

Le pregunté qué era, contestó: -NADA.

Me dí cuenta que la Nada la había absorbido; la Nada no es un faltante sino que es como la vista para el ciego, simplemente no existe. Me pregunté que hacia en su casa si solo habia Nada y decidí irme porque afuera estaba “TODO”.

15/4/2017


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: