Blog de LunaNimac

LA FLECHA

Antes de disparar se tomó su tiempo para calcular el tiro pero la flecha no llegó a clavarse, apenas le rozó el pecho. El daño fue superficial: le razgó la piel y brotaron algunas gotas de sangre y de lágrimas. Sólo resultó un romance ocasional. ¡Cupido y su mala puntería! 


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: