Blog de LunaNimac

EL VERDADERO CUENTO Nº 1001

Ya habían transcurrido mil días y noches desde la boda pero Sherezada no se sentia con ánimos para celebrarlo. La aquejaba una atroz jaqueca, la luz y los sonidos parecían una tortura, tenía nauseas y un enorme cansancio, seguramente estaba enferma pero no se animaba a llamar a un médico, aún no le habia informado al Sultán sobre su reciente embarazo y no queria que se enterara de la novedad por el facultativo ¡ella debia darle la buena nueva!. Al cerrar los cortinados del cuarto vio el cielo rosado del atardecer, “quizás me anuncia de que es una niña” pensó mientras se recostaba. No demoró mucho en quedar profundamente dormida.

Asi la encontró el Sultán al ingresar a la habitación. Intentó despertarla pero en pleno sopor la joven solo atinó a pedir que la dejara seguir durmiendo. Eso lo enfureció, él deseaba saber como continuaba el cuento que ella interrumpió la noche anterior y que le habia dicho que continuaría en la siguiente. Pensó: ”Si ella no tiene palabra yo si, ya he demorado demasiado su cumplimiento”; buscó la navaja que tenia guardada en su cajón y permitió a su esposa descansar para siempre.

Esa noche durante el velatorio la hermana de Sherezada desbordada por el dolor, llorando lo encaró: -“Infeliz, no sólo la mataste a ella, también a tu hijo que llevaba en sus entrañas”. Al oirla el Sultán se largó a reir pensando que era la mejor historia que había oido hasta entonces y le ofreció matrimonio.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: