Blog de LunaNimac

MATERNIDAD

Durante nueve meses
su sabio cuerpo artista
la rescató en su ignorancia,
la biologia y la anatomía
le eran ciencias extrañas...
sin siquiera consultarle
diseñó, construyó y engarzó
con la maestría de un orfebre
canales de sangre y nervios,
con el barro del milagro
amasó y moldeó pulmones,
un corazón, órganos, miembros...
exquisitas piezas magistrales
seriadas con el mismo ADN,
¡el amor a su cuerpo inspiraba!...
y tras nueve mágicos meses
con el misterioso soplo vital
su extraordinaria obra terminaba.

Ella no hubiera podido sola hacerlo,
tan solo esperaba y contemplaba
mientras la naturaleza,
con la luz de la sabiduría
a su laborioso cuerpo enseñaba,
y luego de nueve meses
a su creación perfecta
su magnánimo cuerpo,
para que lo cuide, le regalaba,
y en el acto de la entrega
dos manantiales de leche
sobre sus pechos brotaban.
El milagro de la vida
de esta forma se concretaba.

Ella estrenó las palabras
más hermosas del idioma:
“mamá”, “hijo”, “nosotros”...
por todo su ser, piel y pensamientos,
el amor le desbordaba,
musitando diversos cariños
el alma se extasiaba.

El puente del afecto eterno
entre el hijo y su madre
indestructible se tornaba.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: