Blog de LunaNimac

ROMPECABEZAS

Excede lo lúdico
este gran rompecabezas,
no solo es complicado...
ni siquiera se conoce
la cantidad de sus piezas.

Comenzamos en la infancia
con entusiasmo y premura,
jugando a imaginar
cómo será la figura.

A medida que crecemos
cada vez es más difícil,
hay fichas mal encastradas
y otras tantas en un rincón,
separaradas, castigadas.

Y aún ancianos continuamos
colocando nuevas fichas,
aunque sea con lentitud
demorando el terminarlo,
es que ya en la senitud
no queremos acabarlo.

Algunas piezas no encajan
y las ponemos a presión,
a veces por torpeza
otras por obstinación;
pero saltan a la larga
mostrándonos nuestro error.

Entre las bien posicionadas
en su correcto lugar
también están las premiadas
que da placer contemplar.

Se abrazan y sonríen
y nos guiñan desde el plano,
el corazón orgulloso
reconoce lo bien logrado.

Hay demasiados agujeros
a lo largo del tablero,
la mayoria inventados
otros esperan relleno.

Completar el rompecabezas
requiere tiempo y paciencia,
aunque a veces el azar
nos entregue algunas piezas
será nuestra habilidad
quien ordene la cosecha.

No se puede abandonar
el desafío que implica,
aunque no tenga instrucciones
imposible el hacer trampa,
cada cual es responsable
de la silueta que arma.

Es el juego de la vida
la obra final lograda,
concluye el juego la muerte
cuando toca su campanada,
recoge el rompecabezas
y con moño lo regala
a quien parte, nuestra alma.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: