Blog de LunaNimac

SIN RECETAS

Tras una semana de abstinencia regresó a su casa famélica. Contempló la biblioteca como un goloso la tienda de dulces y tomó varios libros al azar. Los olió igual que un sabueso buscando la pista a seguir. ¡Necesitaba devorar letras... historias! Recordó a su abuela ¡tan diestra en cocinar cuentos! condimentando: una pizca de hada por aquí, un duende travieso por allá, un poquito de dragón obsesivo, un puñado de magia, un tazón de aventura.... todo habilmente revuelto dentro del caldero de la imaginación... ¡cómo la extrañaba!. Prendió la hornalla. Allí el fuego chisporroteaba con sus lenguas coloridas que danzaban invitándolo a bailar, tentándolo con el misterio de su luz ancestral. Sentía su calor envolvente como el abrazo afectuoso de su querida bobe. Casi instintivamente buscó el cucharón de un lápiz. ¡Era su tiempo de cocinar! Sin recetas.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: